Introducción a los Cinco Ritos Tibetanos

  • ¿Quieres fortalecer tus músculos, abdominales y núcleo?
  • ¿Te gustaría fortalecer tus brazos, piernas y glúteos?
  • ¿Quieres desintoxicar y limpiar las toxinas físicas y energéticas de tu cuerpo?
  • ¿Te gustaría sentirte más fuerte, más flexible y menos rígido?
  • ¿Quieres mejorar tu sistema digestivo?
  • ¿Necesitas ayuda con la depresión y la ansiedad? Los Cinco Ritos Tibetanos te ayudan a elevar tu estado de ánimo y a mejorar tu bienestar.

Los 5 Ritos Tibetanos, también conocidos como “La “Fuente de la Juventud”, son una práctica de ejercicios diarios que se repiten 21 veces cada uno de ellos. Estos ejercicios te ayudan a aumentar la flexibilidad, a mantener tu cuerpo ágil, con energía, con calma, a tener claridad mental y a que tu columna sea más flexible. Son recomendados también para mejorar el sueño y mantener una digestión más saludable, y para tener las arterias en un estado más joven y armonioso.

Estos Cinco Ritos fueron diseñados por los lamas del Tíbet, y ayudan en la iluminación de nuestras chakras. Nos brindan además una mejor salud, porque restauran la vitalidad de nuestro cuerpo y mente. Y como experiencia personal, te puedo decir que estos ritos tibetanos han sido parte de mi vida, y me han ayudado a lograr un balance general en todo mi cuerpo. La práctica de ellos se puede considerar como un tipo de yoga poderoso que cuenta con grandiosos beneficios físicos y psicológicos, y es por eso que también son conocidos como “La Fuente de la Juventud”.

Nuestro maravilloso cuerpo cuenta con siete chakras principales, o vórtices de energía vital, que en unión con 122 chakras menores unen todos los demás sistemas de energía del cuerpo, en varias capas de aura. Los chakras considerados como principales son: el chakra de la raíz, que está ubicado en la base de la columna vertebral; el chakra sacro, ubicado en el ombligo; el chakra del plexo solar, ubicado allí mismo; el chakra del corazón, ubicado dentro de este maravilloso órgano; el chakra de la garganta, ubicado allí mismo; el chakra de la frente conocido como el tercer ojo; y el chakra de la corona, ubicado en la parte superior de la cabeza.

Ya entendiendo un poco más de los puntos vitales de energía de los chakras, es muy importante la velocidad del giro de estos, porque es la clave para mantener una salud vibrante, asegurando de que estemos libres de energías negativas y en perfecta sincronización y armonía. Así van distribuyendo la energía pura del prana, que es la respiración y la fuerza vital de la vida, a todo el sistema endocrino y al resto de todos los órganos y procesos naturales del cuerpo.

Agendar cita con Saana